Línea 5 del Metro de Caracas aliviará demanda actual del subterráneo capitalino


La Línea 5 del Metro de Caracas, actualmente en construcción y que se extiende hacia el sureste de la ciudad, promete ser una solución estructural para aliviar la alta demanda de un sistema de transporte creado para 700.000 personas al día, y que hoy atiende a más de dos millones.

El presidente del subterráneo, Haiman El Troudi, destacó este martes que una vez consolidada esta nueva línea de cinco estaciones, que enlazará desde Zona Rental hasta Miranda II, se constituirá una especie de línea paralela a la línea 1, pues se conectarán las líneas 2, 4 y 5.

“La línea 4 es prolongación de la línea 2. La 5 empalmará con la línea 4. Así, las líneas 2, 4 y 5 serán una especie de línea paralela a la 1 que permitirá que muchos habitantes del oeste o suroeste, sectores como Caricuao, Mamera y Antímano, puedan usar esta línea para llegar a destinos como Miranda y Petare. O los habitantes de El Valle, Coche o los Valles del Tuy puedan ir al este de la ciudad de manera directa, sin hacer transferencia”, ejemplificó.

Hoy, la línea 1 atiende nada más a casi un millón 200.000 personas al día. “Esta es una solución bastante audaz en el marco de la planificación estratégica del Metro de Caracas, que permitirá alivianar bastante la demanda que actualmente pesa sobre la línea 1”, dijo El Troudi.

Línea 5, que se extenderá por 7,5 kilómetros pasando por las estaciones Zona Rental II, Bello Monte, Las Mercedes, Tamanaco, Chuao, Bello Campo y Miranda II, registra actualmente 30% de ejecución, y tiene como meta de finalización de las construcciones el año 2014.

Se prevé que traslade a unos 227.000 pasajeros al día, tras un proyecto que supone una inversión de 1.100 millones de bolívares en obras civiles, provenientes de un financiamiento del Banco de Desenvolvimiento de Brasil y de aportes del Gobierno venezolano, precisó el ministro de Transporte y Comunicaciones, Francisco Garcés.

Listo primer túnel

Este martes, alrededor de las 6:00 de la tarde, la topa Juana, La Avanzadora culminó el primer túnel de la Línea 5, de 3.007 metros, al salir a la superficie en el foso de la estación Bello Monte, tras comenzar las excavaciones en agosto de 2010, desde la Unefa.

La topa llegó a este punto tres meses antes de lo previsto, en un logro del equipo de trabajadores del proyecto, conformado por venezolanos y los brasileños de la empresa Odebrechet, según destacó Garcés. La máquina, que efectúa túneles denominados tipo escudo, llegó a excavar 14 metros por día, e incluso 30 metros.

Ahora, la tuneladora será sometida a mantenimiento durante unos 15 días, para que dos semanas después llegue al mismo punto la otra topa, Manuelita Sáenz, La Libertadora. Ambas son las máquinas destinadas a crear el par de túneles donde se colocarán los rieles de esta nueva línea.

Posteriormente, continuarán cavando el túnel rumbo a Zona Rental, en un recorrido de 1.350 metros más que debe concluir en noviembre o diciembre. De allí serán trasladadas a la Unefa para iniciar otro recorrido, de más de 3.195 metros, hacia el trazado que concluirá en Miranda II.

Allí inicia el tramo urbano, en la superficie, que permitirá llegar hasta La Urbina Norte, y de allí al sistema Guarenas-Guatire, también en construcción, desde la estación Waraira Repano, en El Marqués.

El Troudi precisó que, en paralelo a la construcción de los túneles, realizan las excavaciones de las estaciones, con un método innovador, que reduce las perturbaciones en la superficie.

“Históricamente, el Metro había desarrollado un método constructivo de excavación por trinchera, es decir, había que suspender grandes tramos, hasta 300 metros de la superficie, para excavar el túnel, a unos 30 metros de profundidad, y luego construir sobre ese espacio las estaciones. En un esfuerzo de modernización se ha implementado un método de excavación audaz: De tipo minero. Los trabajos los hacemos de forma subterránea, sin que haya necesidad de interrumpir el tráfico”, explicó.

El Troudi señaló que la obra, inicialmente prevista para concluir en 2012, finalizará en 2014, porque hubo complicaciones con las expropiaciones necesarias para poder liberar áreas en la superficie que serán el punto de acceso de las estaciones o zonas de trabajo.

“Hubo retraso por dificultades de las negociaciones y también la composición geológica del terreno ha inhibido un avance sostenido”, agregó.

Tecnología

Las topas no son más que máquinas especiales tuneladoras, es decir, que realizan la excavación mecánica para cavar un túnel. Son computarizadas y un equipo de al menos una docena de técnicos, obreros e ingenieros viaja a bordo de ellas. Trabajan por turnos, pues la labor no se detiene.

La máquina hace todo. Excava, saca el material y define el acabado, mientras que los obreros apoyan en la colocación de los tornillos y relleno de los espacios vacíos, detallaron el ingeniero inspector del proyecto Línea 5, Sergio Rodríguez, y la ingeniero Ivonne García, de la fosa Bello Monte.

Juana, La Avanzadora abre el hoyo con una cabeza de corte de 5,85 metros de diámetros, con tres anillos indivisibles de 100 toneladas cada uno.

Cada anillo interconectado está acompañado de carros auxiliares que conforman una distancia de 100 metros. Éstos tienen los motores que mueven la topa. La impulsan con anillos de siete segmentos que son los que van confeccionando el acabado del túnel, que tiene 5,16 metros de diámetro, y está a una profundidad de 20 metros.

“Es un trabajo mecanizado seguro, donde el operador viaja en una cápsula”, precisó Rodríguez.

Juana, La Avanzadora y Manuela Sáenz trabajan en paralelo, pero a una distancia de unos 400 metros. Esto es así para evitar perturbaciones mayores en los suelos que puedan perjudicar los edificios.

Una vez excavados los túneles, se coloca la losa de trabajo para que sobre ella descansen los durmientes y rieles. AVN

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios