Para formar parte de la información

Informe21

La “emergencia” del chavismo

José Antonio Puglisi's picture

El chavismo convulsiona. Las políticas erradas de 17 años consecutivos ahora tambalean, como la espada de Damocles, encima de la cabeza de un régimen que sólo se ha preocupado por aferrarse al poder. El fracaso acumulado ha generado en una anarquía que se vive en las calles con el rostro de la delincuencia y la escasez, haciendo imprescindible la necesidad de un cambio que solo puede alcanzarse por medio de una oposición que, lejos de anhelar poder, sueña con la oportunidad de reconstruir un país.

Más allá de la efervescencia

José Antonio Puglisi's picture

La toma de posesión en la Asamblea Nacional ha sido un acto muy mediático. Las dos grandes fuerzas políticas del país han aprovechado la oportunidad para, por primera vez tras las elecciones, mostrar músculo de cara a lo que será el futuro del 2016. No es para menos, se trata de un hito histórico para los venezolanos, quienes analizarán como serán las sesiones parlamentarias ahora que la oposición cuenta con una mayoría muy amplia sobre el oficialismo.

Economía, el gran reto de 2016

José Antonio Puglisi's picture

La llegada de Año Nuevo es una oportunidad para hacer balances y nuevos planes. En el caso de Venezuela, el 2015 ha dejado poco méritos económicos que recordar, pero sí un largo listado de tareas por afrontar durante los próximo 12 meses. La resolución de los problemas no será fácil, ya que provienen de 17 años de pésimas políticas económicas y de un Gobierno enfocado en convertir el modelo productivo en una maquinaria de votos que se ha quedado seca ante la caída del precio del petróleo y la descomposición del sector privado.

Agridulces navidades

José Antonio Puglisi's picture

Las navidades venezolanas tienen un sabor agridulce. A pesar de que los resultados de las elecciones daban la esperanza de comenzar el 2016 con una nueva fórmula nacional, la apuesta firme del oficialismo de consolidarse a cualquier precio en el poder hace que las perspectivas sean, de nuevo, poco alentadoras. La Navidad, por lo tanto, es un breve tregua antes de que, aprovechando los últimos días en control de la Asamblea Nacional, el Gobierno movilice su maquinaria que permita la ingobernabilidad por parte de los nuevos diputados electos.

Una oportunidad para Venezuela

José Antonio Puglisi's picture

Venezuela ha recibido una bocanada de oxígeno. Los resultados electorales ofrecen una buena noticia para una población que, durante 17 años, fue testigo de una Asamblea Nacional que solo era utilizada con la finalidad de mantener un modelo político en el poder, así como construyendo un muro legal que les permitiera el control total sobre los ciudadanos, medios de comunicación y controles internacionales. Ahora, una grieta en una de las instituciones más sólidas de la “revolución” abre la oportunidad para iniciar un cambio.

Cuando nos olvidamos de quienes somos

José Antonio Puglisi's picture

Los venezolanos se han olvidado de su identidad. Cada día, la imagen ciudadana queda un poco más distorsionada, más distante de su realidad. La división política sembrada por más de 15 años ha ido calando en las costuras de un país, removiendo sus bases y erosionando su superficie, hasta lograr crear una caricatura de sí misma que es incapaz de reconocerse ante el espejo.

La política del miedo

José Antonio Puglisi's picture

Cuando los razonamientos se acaban, se enciende la mecha del terror. Los últimos hechos ocurridos en París son una demostración del uso intencionado del miedo para alcanzar un fin que, por otros canales, resultaría imposible. Sin embargo, pensar que las organizaciones terroristas son las únicas que emplean este método, sería ingenuo. En una menor medida, la intimidación también ha estado presente en las últimas campañas oficialistas del Gobierno de Venezuela. Una técnica que, de cara a las elecciones del 6 de diciembre, están siendo desempolvadas.

La miopía de los observadores internacionales

José Antonio Puglisi's picture

Las elecciones son uno de los aspectos que más condicionan el destino del país. Venezuela afrontará, en diciembre de 2015, unos comicios electorales que definirán cuál será la nueva estructura de la Asamblea Nacional. Un cambio que determinará el panorama político del país y que representa una prioridad para los representantes del gobierno (quienes buscarán mantener la mayoría de los diputados) y de la oposición (quienes intentarán convertir todo el descontento nacional en una fuerza electoral que les permita dominar, por primera vez, la Asamblea Nacional).

Nostalgia tricolor

José Antonio Puglisi's picture

Nací en una generación que soñaba con un futuro en Venezuela. Una que creció con la idea de que sus amigos les acompañarían a lo largo de los años y, cuando fuera el momento, sus hijos compartirían las navidades e, incluso, las aulas de clases. Creíamos ser la punta de la lanza que traería un cambio y que seríamos recordados por comenzar una recuperación que nos podrían a la cima de Latinoamérica y del mundo.

Latinoamérica despierta tarde y sin fuerza

José Antonio Puglisi's picture

Tarde. Así ha sido la reacción de los países latinoamericanos ante la condena de Leopoldo López. A pesar de que durante más de un año se conoció que se trataba de un juicio carente de todas las garantías jurídicas y sometido meramente a intereses políticos, los miembros de la región no han sabido tener márgenes de movilidad para denunciar de forma contundente una violación a los Derechos Humanos y un atentado contra las garantías democráticas de todo ciudadano.

El delito de informar

José Antonio Puglisi's picture

La información es poder. El gobierno de Venezuela lo sabe y, por eso, ha destinado grandes esfuerzos en el control absoluto de todos los medios de comunicación (indiferentemente de su formato). El silencio es el mejor aliado para un régimen que necesita moldear la realidad a la figura de sus intereses políticos, disfrazando los acontecimientos cotidianos y sacando la mayor rentabilidad políticas a sus mentiras. En pocas palabras, adoptando lo que decía el autor George Orwell: “Si los hechos demuestran otra cosa, habrá que cambiar los hechos”.

Un mosquito, dos realidades

José Antonio Puglisi's picture

El conocido Efecto Mariposa asegura que “el batir de las alas de una mariposa puede provocar un huracán en otra parte del mundo”. Sin embargo, han sido las alas de un mosquito en Europa las que han puesto, una vez más, en evidencia la incapacidad gubernamental del régimen venezolano. Específicamente, se trata del primer caso de chikunguya en España y en la evidente capacidad de respuesta entre dos países ante una misma problemática.

La nueva devaluación… tras las elecciones

José Antonio Puglisi's picture

El gobierno de Venezuela hará una de las cosas que mejor saber hacer: empobrecer el valor de la moneda nacional. El canal para lograrlo es a través de una nueva devaluación, pero como es costumbre lo harán de una forma disfrazada: a través de puesta en marcha de un nueve billete. Específicamente, se trata de una iniciativa del Banco Central de Venezuela en la cual se crearía un billete de 500 bolívares que entraría en circulación en 2016. Es decir, justamente después de las elecciones parlamentarias.

Promotores del cambio, promotores de esperanza

Juan Miguel Matheus's picture

Estamos viviendo tiempos difíciles. Sufrimos los efectos de un modelo político y económico fracasado que genera pobreza, violencia y corrupción. El socialismo del S.XXI destruyó el aparato productivo del país, permitió la articulación del crimen organizado y, lo más grave, promovió la división y el odio entre los venezolanos. Por eso los corazones de los venezolanos albergan deseos de cambio y nosotros trabajamos sin descanso para hacerlos realidad en un clima de paz y dentro del marco de la Constitución.

La falsa piedad, una estratégica "revolucionaria"

José Antonio Puglisi's picture

El Gobierno ha vuelto a jugar una de sus cartas preferidas: la falsa piedad. A solo meses de las elecciones y ante el anuncio de una previsible caída en los precios del petróleo (lo que profundiza la crisis económica y social que ya atraviesa el país), el Ministerio Público está intentando mostrar un gesto de tolerancia a la población al otorgar casa por cárcel a Daniel Ceballos. Una medida que, en solo horas después, fue aplaudida por sectores oficialistas al destacar el carácter ‘democrático’ de la justicia venezolana.

Con la cabeza en pajaritos preñaos…

José Antonio Puglisi's picture

Nicolás Maduro sigue con la cabeza en pajaritos. Mientras Venezuela padece uno de sus momentos más delicados, el presidente aparece en televisión asegurando que todos los males que afectan a la población forman parte de un plan desestabilizador promovido desde el Pentágono de los Estados Unidos. Incluso, afirma tener toda la documentación que lo demuestra.

Cementerio automotriz

José Antonio Puglisi's picture

El sector automotriz ha sido uno de los bastiones económicos más perjudicados por las políticas económicas implementadas por el gobierno de Venezuela. Durante los últimos años, ha sido evidente el continuo deterioro de una industria que se ha visto coartada por las regulaciones de divisas, trabas en la importación y siembra de protestas sindicales que solo han servido para paralizar la producción en diversas ocasiones y poner en jaque a un grupo de compañías que ofrecen trabajo y aportación al Producto Interno Bruto (PIB).

El horrorizado Bolívar

Rafael Gallegos's picture

Qué horror, qué horror - diría el Libertador al observar todos los desaguisados que la “revolución bolivariana” comete en su nombre. Recurriríamos al lugar común de decir que se removería en su tumba; pero ya los “bolivarianos” le removieron los huesos. Querían convencer a los venezolanos que la “oligarquía” lo había asesinado, aspecto tan absurdo que se cayó por su propio peso. Lo que sí lograron, por ahora, fue una nueva imagen de Bolívar.

Silencios de derrota

José Antonio Puglisi's picture

Las trincheras están silenciosas. El sonido de las balas ha cesado y sólo se escucha el lento paso del ensordecedor fracaso. No hay banderas blancas o firma de rendiciones, pero todos son conscientes de que la batalla se ha terminado: la economía venezolana, ha perdido la guerra. Sí, esa que ella misma comenzó con metrallas de expropiaciones, dinamitando las bases del sistema productivo y disparando a toda iniciativa privada que tuviese la osadía de brillar por encima de los alambres de las normativas y regulaciones ‘revolucionarias’.

Nos dejaron sin futuro

José Antonio Puglisi's picture

La ‘revolución’ nos robó el futuro. Lo empaquetó en un proyecto fallido de gobierno que, en más de 16 años, sólo ha logrado presumir de unas victorias políticas que no tienen otro significado que una concentración constante del poder, mientras que la calidad de vida de todos los venezolanos fue desprendiéndose en una vertiginosa caída libre. Son pocos los recuerdos que aún se pueden rescatar de una nación prospera que aspiraba a ser líder de un proceso de crecimiento y desarrollo regional.

La vacuna o la vida

Noel Alvarez's picture

Bajo esta terrorífica amenaza por parte de quienes ofrecen una supuesta protección al margen de la ley, viven comerciantes, dueños de finca, ciudadanos, en gran parte del territorio nacional. Las víctimas del chantaje sospechan que quien los amenaza, podría formar parte de los organismos que deberían defenderlo de la acción del hampa.

Un "bolivarianismo" tan helénico

José Antonio Puglisi's picture

La situación económica griega es preocupante. No sólo para el país helénico, sino además para la región. Así lo demostró la caída en las principales bolsas de mercado europeos tras la victoria del ‘no’ en el referéndum celebrado hace unos días. La noticia, que garantiza el agravio de la crisis económica de los griegos, ha sido celebrada, sin embargo, por aquellos representantes de la nueva extrema izquierda, como fue el caso de los mensajes públicos de apoyo transmitidos desde la cúpula del partido español Podemos y desde el propio gobierno de Venezuela.

Caretas democráticas

José Antonio Puglisi's picture

Las neodictaduras cuentan con un manual muy claro. Una moderna guía que les permite ir alcanzando objetivos políticos, concentrando poder y consolidar sus ideales sin importar los medios, pero siempre conservando una careta democrática que le permita argumentar, ante la opinión pública, que los cambios extremistas que se realizan en su territorio, responden a la “voluntad de su población”. Un papel que, esta misma semana, el gobierno de Venezuela ha practicado a la perfección dentro y fuera de sus fronteras.

Vivir del pasado para ignorar el presente

José Antonio Puglisi's picture

Las fechas patrias son importantes de recordar. No sólo por su valor para el cambio de la historia, sino también para mantener vigentes esos esfuerzos que, hace tantos años, fueron emprendidos con la finalidad de ofrecer un mejor futuro a las próximas generaciones. Un mensaje que ha permitido recordar hazañas heroicas que ayudaron a dar pasos agigantados, como conquistar la independencia, alcanzar la victoria en aguerridas batallas o, incluso, romper con el orden social establecido al cesar con el uso de la esclavitud.

España "calma" las aguas con Venezuela, mientras Podemos sonríe

José Antonio Puglisi's picture

Los representantes del gobierno de Venezuela y del partido Podemos están contentos. Todo parece mostrar que los planes están saliendo a pedir de boca. No sólo por el rápido auge de la fuerza política liderada por Pablo Iglesias o su representación en el Parlamento Europeo, sino porque además han entrado a formar parte de las opciones más votadas en las últimas elecciones y, a través de pactos con la izquierda (que ellos consideran derecha), han alcanzado cuotas de poder estratégicas para consolidarse en el tablero político, de cara a las próximas elecciones generales.

Pages